¿Qué son los pensamientos tóxicos o irracionales en salud mental?

¿Qué son los pensamientos tóxicos o irracionales en salud mental?

El concepto de pensamientos tóxicos es cada vez más conocido y utilizado entre las personas al hablar de salud, en particular de salud mental. Desde la psicología, esta clase de ideas son consideradas como pensamientos irracionales.

¿Qué es un pensamiento tóxico?


En psicología incluso hay grandes herramientas terapéuticas como una terapia racional emotiva o la reestructuración cognitiva, las cuales buscan atender estos pensamientos irracionales o tóxicos, como una estrategia para trabajar en la depresión, ansiedad o trastornos con elementos cognitivos.

Es de suma importancia sostener un tratamiento al respecto para que pueda avanzar la terapia y se obtengan los objetivos deseados.

¿Cómo identificar los pensamientos tóxicos?


Son varios los aspectos principales que permiten definir o reconocer los pensamientos tóxicos en la vida de una persona.

Intensidad – Por lo general, su aparición del lugar a una respuesta emocional que es bastante interés. No se trata que recuerden algo o generen nostalgia, sino que ocasionan una respuesta emocional muy intensa que trae consecuencias negativas.

Sin evidencia como base – Los pensamientos tóxicos o irracionales también están vinculados con la veracidad que nos transmiten. Mientras el contenido de algo sea real, no pasa nada si hay enfadado o tristeza. Ahora bien, el inconveniente ocurre cuando los pensamientos tóxicos se generan con base en algo que no es veraz. Un ejemplo típico es el de un adolescente que considera que el divorcio de sus padres ha sido su culpa.

Ideas absolutistas – El uso de absolutos también es una herramienta para su identificación, por ejemplo, cuando se utiliza el adverbio siempre.

Personalización – Fusionar lo que la persona hace y lo que es, ya que se tiende a identificar los resultados con lo que vale la propia persona.

Debería – Son a su vez exigencias autoimpuestas e incluso se dan con base en pensar sobre el pasado respecto a otro tipo de decisiones o de comportamientos que hubiesen llevado una situación un resultado distinto. Por supuesto, con pensar sobre el pasado no se lo puede modificar.

Conclusiones sobre los pensamientos tóxicos


Aunque en principio puede parecer un tema de alta complejidad, sí que se puede plantear una morfología o identificar ciertas características concretas que van a posibilitar que se realice una terapia o trabajo sobre ellos.

Tampoco hay que fiarse o dejarse llevar por los pensamientos irracionales, aunque éstos puedan sacudir con mucha fuerza la cabeza. Siempre se los debe inspeccionar en profundidad para gozar de una buena salud mental.

Deja un comentario