Beneficios de la cinta de correr y usos para bajar de peso

Cinta de correr beneficios

Entre las máquinas para hacer ejercicio favoritas de las personas a nivel mundial, las cintas de correr suelen ser de las predilectas entre la población, tanto en el gimnasio como en casa. Lo anterior se explica principalmente por su versatilidad, resaltando por ejemplo que algunas cintas de correr son plegables.

Por otro lado, estas máquinas se las clasifica en distintos niveles para facilitar su selección de acuerdo con las necesidades de cada persona, es decir, tanto un principiante como un experto va a poder encontrar en cuestión de pocos segundos la cinta de correr más adecuada para cumplir con sus objetivos y expectativas.

Cinta de correr beneficios

¿Cuáles son los beneficios de correr en cinta?

En términos generales hay que empezar por mencionar que hacer ejercicio siempre va a ser positivo para traer beneficios emocionales y físicos, razón por la que correr en cinta no es una excepción. De todos modos, estos beneficios se los suele categorizar en:

Cinta de correr beneficios
  • El objetivo principal es el ejercicio cardiovascular, motivo por el que su utilización garantiza que la fuerza del corazón aumente en conjunto con la circulación de la sangre. En ese orden de ideas, la presión arterial va a disminuir, mientras que la cantidad de colesterol malo se reduce.
  • Es ideal para el fortalecimiento de los músculos.
  • En un sentido físico, la máquina es perfecta para disminuir el impacto del ejercicio, en particular por la integración de un poderoso sistema de amortiguación, protegiendo de esta manera los tobillos, rodillas y la columna.
  • Son un tipo de máquina muy sencilla de usar, en especial porque se suele incorporar una pantalla que hace muy rápida la configuración, además de la visualización de diversos factores para el entrenamiento.
  • El nivel de resistencia y el control de la velocidad se pueden configurar a voluntad. De esta manera la creación e implementación de una rutina de ejercicio personalizada va a ser cuestión de ajustar estos parámetros.
  • Se ha comprobado que es una buena opción para minimizar el riesgo de depresión, diabetes, insomnio o artritis.
  • El estado de ánimo mejora, gracias a las propiedades del ejercicio aeróbico con las que se van liberando endorfinas que provocan felicidad.

¿Cuánto debe correr una persona para bajar de peso?

Son muchas las investigaciones que se han realizado para dar una respuesta exacta a las personas interesadas en este dato. Ahora bien, se aclara que las conclusiones no se pueden generalizar porque cada cuerpo es un mundo en sí mismo.

Según lo que se suele indicar a las personas interesadas, una rutina de entre 40 a 45 minutos por cuatro días cada semana, bien sea corriendo o trotando a mediana intensidad va a ser más que suficiente en la medida en que se acompañe con una alimentación saludable, en la que a su vez se vaya quemando una cantidad más alta de calorías respecto a lo que se consume en las ingestas diarias. Si se cumple con un régimen como el descrito, se puede esperar bajar entre 1 a 2 kilogramos, recordando que esta cifra siempre puede variar.

¿Qué es el síndrome de los hombros caídos y como corregirlo?

Cuidado de várices

Para corregir el síndrome de los hombros caídos hay que empezar por reconocer que se puede tratar de una cuestión psicológica, depresión, autoestima y no sólo fisiológica. Hay personas que intentan atender esta situación con café, otras mejorando su postura, en otros casos con deporte, pero no hay que pasar por alto lo que aquí sucede.

¿Qué es el síndrome de los hombros caídos?

También se conoce con el nombre de síndrome cruzado anterior y es un dimorfismo postural. Lo que aquí sucede, es que los hombros van a llevarse hacia delante y la cabeza hacia abajo, es una postura donde la persona va a mirar hacia el suelo con frecuencia.

Cuidado de várices

El problema es que la postura no afecta tan sólo los hombros, sino que ocasiona que la espalda se curva de más y más hacia adelante, formando así la denominada joroba o una cifosis dorsal.

Consejos para corregir los hombros caídos

En términos generales, la mejor solución es realizar ejercicios de estiramiento para corregir el síndrome de los hombros caídos, teniendo en cuenta que así se va a ir corrigiendo la postura, pero poco a poco. Algunas opciones interesantes son:

Rotación externa de hombros – Lo que se busca en este caso es llevar los hombros hacia atrás y mantenerlos en una postura correcta. Para esto lleve los hombros atrás por 30 segundos. El ejercicio se debe repetir cinco veces, en lo posible en varias ocasiones al día.

Ejercicios en casa

Rotación de hombros con el omóplato – Se busca una aproximación de los omoplatos al sacar el pecho y llevar los hombros atrás. Al llevar los hombros atrás hay que acercar los omoplatos al máximo. Mantenga esta postura por 30 o 40 segundos y repita en cinco ocasiones. Así se mejora el resto de la espalda.

Estiramiento de la zona pectoral – Sitúese frente una puerta para formar una T con los brazos. Ahora doble los codos para levantar los antebrazos y sostener el marco de la puerta. Si se da un paso al frente hay que sentir que los músculos se estiran. Mantenga la posición por 30 segundos.

Estiramiento espalda – Uno de tantos ejemplos es acostarse boca arriba y acercar una rodilla el pecho. Proceda a permanecer de este modo por unos segundos para cambiar de pierna. Otra alternativa es estiran un brazo y la pierna contraria al tiempo. Con ambos métodos se va a lograr aliviar la espalda que también es un objetivo.