Remedios naturales contra el herpes

Extracto de propóleo

Los remedios naturales o caseros hacen parte de esa información del herpes genital y labial que suele ser consultada con mayor frecuencia, cuando lo que se busca es un complemento para un tratamiento médico, resaltando que son muy adecuados para ayudar con el proceso de cicatrización, aliviar los síntomas de dolor, comezón y malestar.

Según sea el proceso que se aplique para decir adiós herpes de una vez por todas, los remedios naturales contra el herpes van a poder ser utilizados para el herpes genital, labial, zóster, entre otras partes del cuerpo.

Extracto de propóleo contra el herpes

El objetivo principal de usar el extracto de propóleo en este caso es contar con la ayuda de un elemento natural para potenciar la capacidad de cicatrización del cuerpo. Para lo anterior sólo es necesario que se apliquen entre 3 a 4 gotas del extracto al día.

Extracto de propóleo

A modo de explicación, se anota que el extracto de propóleo es un remedio natural con propiedades antivirales y regeneradoras, motivo por el que consigue reducir el tiempo que dura el herpes y a su vez la cicatrización de la piel se facilita.

Finalmente, una de las ventajas de este remedio natural es que se encuentra con facilidad en las tiendas de productos naturales o farmacias. Tenga presente que no se debe utilizar si la persona presenta antecedentes de alergia al propóleo.

Té de zarzaparrilla contra el herpes

Es un tipo de planta medicinal que destaca por sus propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes, lo que significa que reduce la inflamación y potencia la cicatrización de las heridas. En este caso se necesita de los siguientes ingredientes:

Té de zarzaparilla
  • Una taza con agua hirviendo.
  • 20 gramos de hojas secas de zarzaparrilla.

Para la preparación del té hay que colocar las hojas de zarzaparrilla en el agua hirviendo. Tape y espere un tiempo prudente para que se enfríe un poco la bebida. Lo siguiente es colar justo antes de beber o se puede usar antes para el lavado de la región que se ha visto afectada por las heridas del herpes.

Por sus características se puede tomar en tres ocasiones al día. Si se quiere aplicar en las heridas directamente, que sea entre 2 a 3 veces al día.

Té de hierba de mora para el herpes

La hierba mora o tomatillo del diablo, es una solución casera con la que se combate la culebrilla, pues tiene la capacidad de secar las heridas, potencia la cicatrización y al tiempo calma la incomodidad que el herpes genera, ya que la hierba presenta propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Té de hierba mora
  • Una taza con agua.
  • Cinco hojas de hierba mora picadas.

Para la preparación coloque todos los ingredientes en una olla y espere a hervir por 10 minutos. Deje enfriar y aplique el té sobre las ampollas con algodón o una gasa. Respecto a las hojas hervidas, las puedes utilizar como cataplasma, así que aplíquelas de forma directa en las ampollas por un lapso de 5 a 10 minutos. Son muy efectivos en este sentido.

¿Qué es el síndrome de los hombros caídos y como corregirlo?

Cuidado de várices

Para corregir el síndrome de los hombros caídos hay que empezar por reconocer que se puede tratar de una cuestión psicológica, depresión, autoestima y no sólo fisiológica. Hay personas que intentan atender esta situación con café, otras mejorando su postura, en otros casos con deporte, pero no hay que pasar por alto lo que aquí sucede.

¿Qué es el síndrome de los hombros caídos?

También se conoce con el nombre de síndrome cruzado anterior y es un dimorfismo postural. Lo que aquí sucede, es que los hombros van a llevarse hacia delante y la cabeza hacia abajo, es una postura donde la persona va a mirar hacia el suelo con frecuencia.

Cuidado de várices

El problema es que la postura no afecta tan sólo los hombros, sino que ocasiona que la espalda se curva de más y más hacia adelante, formando así la denominada joroba o una cifosis dorsal.

Consejos para corregir los hombros caídos

En términos generales, la mejor solución es realizar ejercicios de estiramiento para corregir el síndrome de los hombros caídos, teniendo en cuenta que así se va a ir corrigiendo la postura, pero poco a poco. Algunas opciones interesantes son:

Rotación externa de hombros – Lo que se busca en este caso es llevar los hombros hacia atrás y mantenerlos en una postura correcta. Para esto lleve los hombros atrás por 30 segundos. El ejercicio se debe repetir cinco veces, en lo posible en varias ocasiones al día.

Ejercicios en casa

Rotación de hombros con el omóplato – Se busca una aproximación de los omoplatos al sacar el pecho y llevar los hombros atrás. Al llevar los hombros atrás hay que acercar los omoplatos al máximo. Mantenga esta postura por 30 o 40 segundos y repita en cinco ocasiones. Así se mejora el resto de la espalda.

Estiramiento de la zona pectoral – Sitúese frente una puerta para formar una T con los brazos. Ahora doble los codos para levantar los antebrazos y sostener el marco de la puerta. Si se da un paso al frente hay que sentir que los músculos se estiran. Mantenga la posición por 30 segundos.

Estiramiento espalda – Uno de tantos ejemplos es acostarse boca arriba y acercar una rodilla el pecho. Proceda a permanecer de este modo por unos segundos para cambiar de pierna. Otra alternativa es estiran un brazo y la pierna contraria al tiempo. Con ambos métodos se va a lograr aliviar la espalda que también es un objetivo.

¿Cómo dormir con nervios, ansiedad o estrés?

Dormir con ansiedad o estrés

Hay asuntos de la vida cotidiana sobre los que vale la pena tener cierto conocimiento, por ejemplo el hígado graso o tener en cuenta ciertas recomendaciones para dormir cuando se está nervioso. Tenga en cuenta que la ansiedad o nervios son factores que ocasionan dificultades para conciliar el sueño.

¿Cómo dormir si hay nervios o ansiedad?

La pregunta por “¿cómo dormir si estoy nervioso?” es más común de lo que se piensa. Sobre esta alteración del sistema nervioso que es una consecuencia de la depresión, estrés o ansiedad, hay que mencionar que las probabilidades son muy altas en que influyan de modo negativo para el descanso nocturno. Asimismo, hay investigaciones que la relacionan con un trastorno de hiperactividad en el día y la noche.

Dormir con ansiedad o estrés

En ese orden de ideas, para mejorar la calidad del sueño desde un enfoque multidimensional, hay que considerar modificaciones en los hábitos o el estilo de vida como, por ejemplo:

  • Evitar estimulantes como el tabaco, cafeína o alcohol.
  • Combatir los trastornos nerviosos.
  • Realizar ejercicio con frecuencia.
  • Establecer un horario fijo para ir a dormir.
  • Evitar las siestas en el día.

Consejos para dormir mejor, relajarse y combatir los nervios

Plantas medicinales – Son una opción viable que proviene de la medicina natural, que por muchos años han demostrado ser una opción excelente para calmar a una persona y también para fomentar que se consigue sueño. Algunas de las variedades que se pueden tener en cuenta son: la rodiola, azafrán, azufaifa y ginkgo.

Aceite esencial de lavanda – Pese a que también es un producto de origen natural, el cual se extrae de la flor que lleva el mismo nombre, por sus características merece ser mencionado aparte. Este es un aceite con un sinfín de propiedades calmantes, al tiempo que le va a andar al hogar un aroma delicioso. Se puede utilizar con un difusor aromático o impregnar en ciertas zonas del cuerpo. Igualmente, puede ser diluido con un aceite vegetal para realizar un masaje.

Dormir con ansiedad o estrés

Actividad física – Cuando se quiere equilibrar el sistema nervioso la actividad física es un asunto imprescindible. Por tal motivo, hay que seleccionar algún tipo de ejercicio para ser realizado en dos o tres ocasiones por semana. Igualmente, lo más adecuado es que esta actividad se lleve a cabo al aire libre o en contacto con la naturaleza. Recuerde que son muchas las opciones y que el yoga o la meditación no son para todos, el fútbol también es válido.

Hábitos saludables para aliviar las várices de forma natural

Cuidado de várices

En principio hay que mencionar que las várices son un signo de un problema circulatorio, al tiempo que son poco estéticas. Aunque no corresponde necesariamente con un asunto de salud capilar, sí que es importante concentrarse en ellas y desarrollar ciertos hábitos saludables.

En ese orden de ideas, en este caso destacamos algunos hábitos saludables para aliviar las várices de modo natural, recordando que en los casos más complejos siempre se va a requerir de la intervención de un procedimiento profesional.

Cuidado de várices

Hábitos saludables para aliviar las várices de forma natural

Ejercitar y estirar las piernas – Es uno de los primeros asuntos en los que debe existir disciplina e interés. El sedentarismo tiene que dejar de existir para poder trabajar sobre las várices. Con el ejercicio y el estiramiento de las piernas se va a contribuir con una mejora de la circulación. En realidad, este es un hábito que también va a tener efectos positivos ante otras enfermedades relacionadas con la salud circulatoria.

Elevar las piernas – Para que se pueda lograr una sensación rápida de alivio frente al dolor y la incomodidad que las várices van a generar, se sugiere elevar las piernas hacia arriba o en dirección al techo por algunos minutos. Con un sencillo ejercicio de este tipo se va a facilitar el flujo de la sangre en la zona inferior del cuerpo, permitiendo que retorne el corazón.

Cuidado de várices

No estar de pie o sentado por mucho tiempo – Cuando el cuerpo mantiene una misma postura por un período prolongado se van a dar una gran cantidad de dificultades a nivel circulatorio. Lo anterior aplica tanto al estar sentados como de pie, pues en estos casos se aumenta la presión de las venas, lo que significa una mayor dificultad para que la sangre retorne al corazón.

Medias de compresión para aliviar las várices – Se trata de un recurso que es útil cuando se busca aliviar las várices. Con su utilización todos los días se mantendrán las válvulas de las venas en una posición adecuada, por ende, la circulación de la sangre se facilitará tal y como se desea.

Duchas frías – Es una terapia con la que se alivian las várices al igual que otros síntomas asociados. Hay que tener en cuenta que las temperaturas frías logran que los vasos sanguíneos se contraigan, por lo tanto, se va a producir una sensación de alivio ante la pesadez y la hinchazón.