Razones para dejar de fumar

Consumo de azúcar

Los consejos que cuidan de tu salud son cada vez más conocidos en el mundo moderno, pero en ocasiones se los tiende a ignorar por diversas razones. En este caso, hacemos énfasis en las razones para dejar de fumar, recordando que este es un hábito que por su sola presencia en la vida de una persona implica un deterioro en la calidad de vida que en muchos casos no se pueden siquiera estimar.

Dejar de fumar para tener más tiempo de vida

Tratamiento de una adicción

Ya se ha comprobado a través de todo tipo de investigaciones científicas que fumar hace más corta la vida. Igualmente, hay estudios en los que se indica que un fumador vive en promedio una década menos en comparación con un no fumador. En otras palabras, abandonar este hábito es una manera de evitar que se reduzca la esperanza de vida.

Dejar de fumar para prevenir enfermedades

En la mayor parte de los casos, fumar se puede asociar fácilmente con la aparición de distintas enfermedades que afecten de modo notorio la calidad de vida. Entre las condiciones más graves que se puede mencionar, son distintos tipos de cáncer, males respiratorios y problemas cardiovasculares.

Cuidado de várices

Todo lo anterior, en conjunto con muchas enfermedades más, van a significar una disminución notoria la calidad de vida. Hay que recordar que no se trata únicamente de acortar la vida, sino que se van a vivir muchos años entre hospitales, medicamentos, etcétera.

Dejar de fumar para incrementar el rendimiento físico

Rendimiento físico

Es fácil notar que un fumador se fatiga con mucha más facilidad. Esto se puede observar al caminar por un tramo largo, subir las escaleras, entre otro tipo de actividades. Es decir, fumar puede privar a las personas de practicar muchos deportes, al igual que actividades físicas en las que necesita la persona de una cierta fortaleza respiratoria.

No fumar para mejorar la apariencia física

Con el cigarrillo la apariencia de la piel se va dañando paulatinamente, pues se hace más resecar y va a envejecer tempranamente. Así mismo, genera mal aliento, entre otros problemas dentales.

Incrementar el sentimiento autocontrol

La realidad nos dice que dejar de fumar no es un asunto que se pueda tomar como algo sencillo, porque no es fácil. Ahora bien, tampoco es difícil si existe una decisión consciente por parte de la persona. Eso sí, requiere de templanza, carácter y perseverancia, pero si se cumple con el objetivo, va a llevar a la persona que se incremente su voluntad y autocontrol.

¿En qué consiste el tratamiento de una adicción?

Ejercicios en casa

Para tratar una adicción se suele sustentar que son dos los pilares fundamentales, de acuerdo con cada situación: un tratamiento farmacológico, el cual no siempre es indispensable y un tratamiento psicológico, que por sus características siempre se va a requerir.

De este modo, desde centros especializados como MOMENTO Adicciones, se suele anotar para las personas interesadas, que el tratamiento con fármacos es útil para una primera fase de desintoxicación (cuando se requiere), en particular pensando en la sintomatología de abstinencia.

Tratamiento de una adicción

Por otro lado, en el caso del tratamiento psicológico, el objetivo central es permitirle a la persona que vaya descubriendo y comprendiendo cuáles son las condiciones de la adicción, por qué se presentó, confrontarse consigo misma para la toma de decisiones y empezar con un proceso de generar nuevas capacidades para afrontar la situación.

¿Cómo es el tratamiento de una adicción?

En términos de pensar unos pilares para trabajar sobre una adicción, los Tratamientos de Adicciones en la mayoría de los casos constan de 4 fases, las cuales por sus características y como bien son detalladas por centros especializados como MOMENTO Adicciones, van a irse ajustando de acuerdo con la sintomatología y necesidades de cada persona.

Desintoxicación

No siempre es una etapa necesaria, por ende, la conveniencia la tiene que evaluar un médico especialista según corresponda. Así mismo, el proceso se puede hacer de forma ambulatoria, siempre y cuando existan las condiciones de supervisión necesarias.

Tratamiento de una adicción

En los casos en que se necesite de esta fase, el tratamiento va a ser exclusivamente farmacológico, lo que significa que va a ser necesario enfrentarse a situaciones varias como el control del síndrome de abstinencia, efectos secundarios de la adicción, entre otros.

Deshabituación

Es una fase de re-educación en la que se trabaja principalmente en buscar que la persona sea consciente de su dependencia a esa adicción sobre la que se busca intervenir. Por el anterior motivo se analiza la función de la adicción en la vida y se la va preparando para afrontar cada una de las consecuencias de la abstinencia con diversas técnicas de entrenamiento.

Por otro lado, se identifican hábitos, situaciones y conductas que pueden significar un alto riesgo de recaída, buscando así otras actividades con las que se facilite la abstinencia.

Rehabilitación

Consiste en una modificación de los comportamientos que se vieron afectados por la adicción de la persona, destacando al respecto que se actúa en distintos ámbitos de la vida, es decir, a nivel individual, familiar y social.

Rehabilitación de una adicción

A grandes rasgos es una etapa de consolidar y pensar tanto en prácticas como estrategias que refuercen lo hecho durante la deshabituación. Finalmente, las barreras se van reduciendo para que se verifique que la abstinencia se mantiene.

Reinserción

Es una fase final en la que se prepara a la persona para que la adicción deje de ser un problema serio en su vida y se disponga al tiempo de las herramientas necesarias para afrontar la vida a partir de esta fase de modo tal que las estrategias aprendidas se consoliden y el riesgo de recaída sea mínimo.

Hábitos saludables para aliviar las várices de forma natural

Cuidado de várices

En principio hay que mencionar que las várices son un signo de un problema circulatorio, al tiempo que son poco estéticas. Aunque no corresponde necesariamente con un asunto de salud capilar, sí que es importante concentrarse en ellas y desarrollar ciertos hábitos saludables.

En ese orden de ideas, en este caso destacamos algunos hábitos saludables para aliviar las várices de modo natural, recordando que en los casos más complejos siempre se va a requerir de la intervención de un procedimiento profesional.

Cuidado de várices

Hábitos saludables para aliviar las várices de forma natural

Ejercitar y estirar las piernas – Es uno de los primeros asuntos en los que debe existir disciplina e interés. El sedentarismo tiene que dejar de existir para poder trabajar sobre las várices. Con el ejercicio y el estiramiento de las piernas se va a contribuir con una mejora de la circulación. En realidad, este es un hábito que también va a tener efectos positivos ante otras enfermedades relacionadas con la salud circulatoria.

Elevar las piernas – Para que se pueda lograr una sensación rápida de alivio frente al dolor y la incomodidad que las várices van a generar, se sugiere elevar las piernas hacia arriba o en dirección al techo por algunos minutos. Con un sencillo ejercicio de este tipo se va a facilitar el flujo de la sangre en la zona inferior del cuerpo, permitiendo que retorne el corazón.

Cuidado de várices

No estar de pie o sentado por mucho tiempo – Cuando el cuerpo mantiene una misma postura por un período prolongado se van a dar una gran cantidad de dificultades a nivel circulatorio. Lo anterior aplica tanto al estar sentados como de pie, pues en estos casos se aumenta la presión de las venas, lo que significa una mayor dificultad para que la sangre retorne al corazón.

Medias de compresión para aliviar las várices – Se trata de un recurso que es útil cuando se busca aliviar las várices. Con su utilización todos los días se mantendrán las válvulas de las venas en una posición adecuada, por ende, la circulación de la sangre se facilitará tal y como se desea.

Duchas frías – Es una terapia con la que se alivian las várices al igual que otros síntomas asociados. Hay que tener en cuenta que las temperaturas frías logran que los vasos sanguíneos se contraigan, por lo tanto, se va a producir una sensación de alivio ante la pesadez y la hinchazón.